CONTRA LA DEMOCRACIA

Y LAS GUERRAS IMPERIALISTAS



Presentación


Presentamos en este número, algunos materiales que fueron surgiendo en la lucha proletaria contra la democracia y las guerras imperialistas.

En la primera parte presentamos notas y textos que surgieron como respuestas, a la ideología dominante, en discusiones y reuniones; así como en base a borradores en los que tratamos de formalizar y clarificar la crítica de la democracia. Hemos comprobado que, actualmente, no faltan quienes se contentan en denunciar las elecciones o la mitología de la igualdad de derechos, creyendo que eso concluye la “crítica de la democracia”.Vimos que incluso entre quienes dicen denunciar la democracia como dictadura del capital, las confusiones que se mantienen son muy grandes, porque la misma se asimila a tal o cual estructura política y electoral, en vez de atacarse a sus fundamentos históricos, sociales, mercantiles, es decir a su historia social como proceso de individualización y de negación real de la comunidad humana. Hemos tratado de responder a los mitos más comunes, hemos reformulado conceptos, hemos tratado de afinar algunas explicaciones y también respondemos a las críticas más corrientes que nos hacen militantes que luchan contra la sociedad burguesa.Tratamos de dejar claro que aunque la democracia se presente bajo tan diversas formas, el contenido social de la misma aparece mucho más escondido en la cabeza del ciudadano de las potencias dominantes, que en la realidad cotidiana del habitante de Gaza. Veremos que aunque la realidad es la misma, la mistificación es mucho más común en quien vive el lado pacífico y electoral de la democracia que entre quienes soportan sus bombardeos o son torturados por sus agentes. ¡La generalización de la lucha sería incontenible si los niños de las potencias imperialistas mamasen, desde la cuna, los mismos aspectos de la democracia que maman, sin quererlo, los niños de la banda de Gaza!

En la segunda parte presentamos notas y textos que tratan de la incendiaria actualidad internacional, y que forman parte de la lucha internacional de nuestra clase. En esta coyuntura internacional, es evidente que hablar de actualidad es hablar de guerra imperialista, de lucha proletaria contra ella, de terrorismo de Estado y represión para imponer las asesinas formas actuales de acumulación del capital (destructoras de vida humana, de agua, de tierra, de alimentos...) y de resistencia humana contra ellas. En ese cuadro, nos pareció fundamental publicar tanto algunos materiales sobre la coyuntura de América Latina, como el importante texto de los compañeros de Proletarios Internacionalistas titulado la “Guerra Social y la Telaraña Siria”, porque es expresión de nuestra lucha contra el capital internacional y desborda mucho la cuestión exclusivamente Siria, siendo un verdadero análisis del antagonismo actual entre guerra y revolución en toda la región más incendiada de la Tierra, y en cierta medida en el mundo entero.

Desde que los compañeros publicaron ese texto solo tuvimos más de lo mismo en todo el mundo, más terrorismo democrático de Estado de las potencias imperialistas, más locura asesina del capital en todo el Medio Oriente, más poblaciones masacradas, más gente escapando, más refugiados y hambreados. Cuanto más inocultable resulta a nivel internacional la catástrofe económica y financiera hacia lo que avanza inexorablemente el capital mundial, más busca imponer la miseria en todas partes y la guerra permanente como única vida posible de este sistema inmundo. Todos los proyectos de imponer paz y democracia tienen como común denominador al terrorismo de Estado, cuya permanencia se verifica como la única “solución” que tiene el capital mundial. El terrorismo de Estado es al mismo tiempo la única forma de liquidar la resistencia proletaria y a la vez la única “salida” y “proyecto futuro” para el mundo del capital. Toda la economía es economía de guerra, todo progreso es avance de la militarización, toda fiesta ciudadana implica más policía, toda “libertad” otorgada desde el poder implica más milicos por todas partes, toda decisión estatal contiene más control, fiscalización, fronteras, guardias de seguridad, cámaras, espionaje, fichaje, escuchas, mercenarios... La norma ciudadana media, o si se quiere la vida en la ciudad modelo, se parece cada vez más a la vida de cuartel de hace dos siglos y hasta a la vida de campos de concentración y al exilio siberiano estalinista durante el siglo pasado. Cuando no queda más que comida de plástico para alimentar a los esclavos asalariados, proyectan que toda la vida sea virtual y que la ficción de comunidad sea asegurada por la mediación del plástico (¡tienen el cinismo de llamarla: “sociedad de comunicación” y “redes sociales”, cuando se llega al extremo de la incomunicación total y a la muerte de lo que aun perduraba de social en el individuo!). La atomización individualista y la sumisión democrática en vez de superarse a si misma y volverse el añorado paraíso de paz social, que tanto nos presentaban como ideal de la democracia, requiere más que nunca del control del milico y exige que el ciudadano marque el paso como en el cuartel o el campo de concentración.

Por supuesto que son todas las grandes potencias las que mantienen el terrorismo de Estado en Palestina, que hacen explotar bombas contra la población en Ankara, que armaron y siguen apoyando al Estado Islámico, o que hacen las matanzas de la población civil (¡bombardeando hasta hospitales!) supuestamente luchando contra éste último en Siria, Afganistan, Irak... Más allá de las contradicciones, más allá de cada telaraña interimperialista...., detrás de cada bomba que estalla, de cada niño muerto en las calles de Gaza o de Libia, de Siria o Turquía, de Mexico o el Congo...está no solo Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel, sino Francia, Inglaterra, Alemania, Turquía y la OTAN entera, así como también el Estado Ruso y Chino. En realidad cualquier enumeración de Estados criminales se queda corta, porque es el Estado mismo, el capital constituido en fuerza, quien masacra, lo que incluye a todos los Estados, o si se quiere, a todos los tentáculos locales del Estado mundial. Efectivamente hasta los Estados más chiquitos asumen ese papel como parte del Estado mundial, conformando (por ejemplo) los cuerpos de esos asesinos a sueldo que se llaman Cascos Azules de las Naciones Unidas, como pudieron constatar en carne propia los proletarios en Haiti.

Justamente hoy, cuando escribimos este editorial, es domingo 25 de octubre, y vemos que, como broche “final” a toda esa campaña de terrorismo de Estado en Haiti, el imperialismo festeja la fiesta democrática y financia las elecciones nacionales. Pero nos alegramos de enterarnos que haya habido manifestaciones de protesta en rechazo a ese regalo (financiamiento de las elecciones) que llevó personalmente el vicepresidente yanqui. La fiesta es solo para la clase en el poder, porque, como dijo ese promotor de democracia venido del Gran Gendarme del Norte, se trata de “afianzar las instituciones”, es decir consolidar el orden impuesto por la invasión y la represión internacional. El proletariado en ese país sabe perfectamente que la democracia real tiene más de terror de Estado que de confirmación electoral (que se vive internamente como una payasada espectacular para vender en el exterior), por más que esto sea lo que realmente esté festejando la democracia, la clase en el poder en Estados Unidos, Haiti y los países que intervinieron militarmente. Eso es lo único que puede “dar” el capital, más de lo mismo, más y mucha democracia blindada.

Antes pasaban muchísimos años antes que se supiera como el terrorismo internacional de Estado se imbricaba para torturar, asesinar y desaparecer, ahora las cosas parecen quedar más claras más rápido. La operación Cóndor, con la implicación total de Estados Unidos en los “escuadrones de la muerte” de cada ejército del Cono Sur, así como la contribución decisiva del Estado Francés, Español... (¡con gobierno de derecha y de izquierda!) en el terrorismo de Estado de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Brasil, Perú... solo se conoció años después. ¡Y hasta hoy se minimiza con la ideología de identificar imperialismo exclusivamente con los yanquis!

Algunas décadas después, el carácter abiertamente terrorista de Estado del capital en todas partes resulta más difícil de ocultar. Hoy, no cabe dudas de la participación activa, durante décadas, no solo de cada embajada, base o comando central de Estados Unidos digitando las fuerzas armadas locales en Mexico, Colombia, Guatemala..., sino de las mismas empresas multinacionales, como Exxon, Chevron/Texaco, Cocacola, Mac Donald...y hasta de la complicidad de todo eso con las organizaciones ecologistas como WWF, en la organización de escuadrones de la muerte y la desaparición de personas. Por supuesto que en esa imbricación de todas las capas del terrorismo de Estado mundial, siempre se verifica la importancia de las fuerzas “nacionales” como los parapoliciales de Uribe en Colombia, o los grupos ligados al poder gubernamental en Mexico/Guatemala..., así como la invariante participación de fuerzas mercenarias “libres” e independientes locales o “made in USA”, que se han expandido enormemente empujadas por el ilustre presidente Premio Nobel de la Paz. En los últimos tiempos, el terrorismo de Estado occidental y judeo cristiano, y sus oscuras alianzas con el islamismo radical, también ha resultado cada vez más abierto, comenzando por la propia acción terrorista de Israel en toda la región del Medio Oriente, pasando por el terrorismo de guerra abierta impuesto por Estados Unidos, Arabia Saudita y la OTAN en Irak, Libia, Siria, Afganistan..., siguiendo con los ataques terroristas con drones en diferentes partes del mundo o el apoyo, financiamiento y armamento de “Al Queda”, el Estado Islámico, fracciones Talibanes... por parte de Israel, la OTAN y el conjunto de potencias occidentales. ¿Cómo dudar todavía de que fue el mismo poder dominante en occidente los que hicieron los atentados en Ankara? ¿O acaso hay que esperar que se confirme, en 20 años, la pista israelí y/o norteamericana como sucedió con el AMIA en Buenos Aires?

Hoy se conocen, con lujos de detalles, como el bipartidismo yanqui financió guerras y masacres de civiles en Irak, en Afganistan...pagando decenas de miles de millones de dólares al mayor ejército privado del planeta, la empresa Blackwater Worldwide (rebautizada hoy para lavar su imágen como: XE Service), para liquidar seres humanos en su sugestiva campaña denominada: “construyendo democracia” en Irak. ¡Hasta se ha denunciado como un caso de “utilización indebida de fondos públicos” en el Congreso y en la prensa del imperio! ¡Resulta que el costo de cada asesinato es considerado excesivo por el demócrata parlamento yanqui!

Sin embargo todas esas masacres no han sido suficientes para provocar la revuelta proletaria capaz de parar las guerras. Porque las principales potencias que impulsan esas guerras todavía logran mantenerlas como guerras en “otra parte” y a los proletariados locales como si fueran ajenos a los asesinatos que hace su propio Estado. ¡Por eso siguen! Sólo cuando la lucha del proletariado reviente esa separación y la lucha contra el capital y sus guerras se generalice a los propios centros de la represión y terrorismo de Estado mundial, podremos invertir la relación de fuerzas mundiales.

Pero en última instancia es la catástrofe del capital, que amenaza la vida humana misma en todas partes, la que está en juego. La contradicción entre la ganancia del capital y la humanidad es cada vez más explosiva y ya no es viable que se le haga creer al proletariado que eso también es solo en “otra parte” . El proletariado en todas partes no tiene más remedio que salir a pelear por su vida, por su tierra, por su agua... Frente a ello la receta general de todos los Estados, del Estado a secas, es más represión, más milico, más control, en todas partes. El carácter blindado y asesino de la democracia se hace cada vez más evidente, al mismo ritmo que se va verificando que la tasa de ganancia del capital mata todos los días y en todos los países.

Todavía existe la ilusión de que en algunas partes no habrá hambre, que en algunas partes no se contaminará la vida o que el agua seguirá siendo potable a pesar de las compañías petroleras o Monsanto; que en otras partes se podrá mantener conformes a millones de seres humanos, que en ciertas regiones la democracia seguirá escondiendo sus milicos, o enviándolos a hacer “otra guerra” y se mantendrá como pura “elecciones y circo”.

Pero eso es pura ilusión. La catástrofe abarcará absolutamente todos los rincones, todos los seres humanos. El agua, la tierra, los océanos...el aire...no reconoce las fronteras que el capital ha creado...: toda la humanidad está amenazada. El ser humano mismo no tiene futuro con el capital. La próxima explosión financiera y económica dejará todavía más en evidencia el antagonismo entre capital y humanidad, el capital y su Estado no dejará de atacar a nada, ni a nadie. La democracia mostrará por todas partes su siniestra y profunda realidad de terrorismo de Estado. ¡La guerra del capital será cada vez más mundial! El proletariado está forzado a unificarse contra ese nuevo salto en el vacío del capital, que significará, en lo más inmediato, mayor austeridad, mayor catástrofe, mayor miseria, mayor destrucción de la vida en todas partes, mayor guerra y terrorismo de Estado....



Contra el terrorismo de Estado y la guerra imperialista,

que es lo único que se puede esperar de la sociedad del capital y su democracia,

la única alternativa

que puede afirmarse será,

una vez más,

la revolución social mundial.








MAS DE LO MISMO:

TERRORISMO DE ESTADO EN FRANCIA


Cuando ya estabamos cerrando este número se produjo el “13 de noviembre francés”: un acto más del capital y el Estado que afirma al terrorismo de Estado como el pan cotidiano del futuro. Si algo tiene que quedarnos claro es que lo que imponen todos los días las grandes potencias en Gaza, en Cisjordania, en Irak, en Afganistán, en Siria...pasa y pasará de ahora en adelante en los centros mismos de esas grandes potencias.

Por si quedara alguna duda, nos anuncian desde el poder del Estado en Francia que seguiremos teniendo “más de lo mismo”, que “esto es un acto guerra”...¡la bomba y la metralla contra la población civil es ahora un acto de guerra! ¡cómo si las bombas y la metralla tiradas por Francia no fueran la guerra! ¡claro las bombas de la OTAN y los asesinatos con drones son solo “bombas de paz” y asesinatos justos! ¡eso dice Obama, eso dice Hollande, ellos solo se dedican a la paz! ¡los terroristas son “los otros”, claro está!

¡Todo es “más de lo mismo”! ¡prometen más guerra, más represión, más terrorismo antiterrorista! ¡También es más de lo mismo el cine de los servicios de inteligencia encontrando justito un pasaporte sirio!¡qué casualidad! ¡hasta la propaganda militarista de los Estados es caricatura de lo mismo!

No, no es que no exista tal o cual organización terrorista particular o que el “Estado Islámico” sean niños de pecho, sino que son parte de lo mismo y, contrariamente al cuento vendido en occidente, fue forjado por las fuerzas estatales occidentales. Y claro que son tan criminales como sus promotores originales. ¡Son sus propias crías, sus pichones, sus vástagos, su progenie! ¡No, no aparecieron de golpe y de la nada! ¡Sino que recibieron fondos, armas y formación antes de “aparecer de golpe”!

Claro que hay estructuras terroristas más o menos autonomizadas de los Estados que los apoyaron y armaron al principio y que los comandos que operaron en Paris revelan odios importantes contra todo lo que pueda significar occidente y Francia en particular. Pero no atacan a los responsables directos de la guerra, a los jefes de Estado, sino que atacan a la población civil. ¡Hasta en eso hacen lo que aprendieron de Francia, de Estados Unidos, de Israel...! Ese tipo de guerra “indiscriminada”, ese tipo de matanza “de locos” es el que aprendieron de sus profesores, de sus jefes. Es el mismo tipo de guerra que Francia, Estados Unidos...hicieron masivamente anteayer contra las poblaciones de Argelia, Vietnam, Laos, Camboya...o ayer en base a los escuadrones de la muerte y otros aparatos paraestatales contra las poblaciones de Argentina, Chile, Uruguay, Brasil..., Nicaragua, Colombia, Peru, Haiti... Ese modelo de las bombas contra la población de una ciudad: ¿acaso no es el mismo que hacen ellos mismos contra la población de Gaza o en general en Palestina...o que hicieron contra la población de Irak, Libia, Afganistan, Siria...?

¡Esa inhumanidad de la guerra contra el primero que pasa, es propia del capital occidental y judeo cristiano! ¡Que no se extrañen tanto si sus primos hermanos islámicos lo aplican de esa misma manera! “De tal palo tal astilla” dice la sabiduría popular...

Evidentemente que esta constatación es terrible para la población, para la masa de los proletarios que soportamos en carne propia este terrorismo cotidiano. Pero hay que tener una certeza, el responsable de todo no son los terroristas de “otra parte”, sino que los responsables están en casa: son nuestros propios terroristas, nuestra “propia burguesía”, nuestro “propio Estado”.

¡Y ello, proletario, es verdad en cualquier parte del mundo donde te encuentres!


¡No combatiremos, no reprimiremos, no cazaremos a los inmigrantes!”




***





MANIFIESTO DE LOS RECLUTAS GRIEGOS1




... Cuerpos desgarrados por las alambradas, niños ahogados en las playas, personas hambrientas en las calles y las plazas, una multitud que mendiga sus papeles... ”.

Antes de que pasaran a las portadas y titulares de la prensa y la televisión, muchos de nosotros ya habíamos visto y vivido escenas vergonzosas en el río Evros y en las islas, donde nos han enviado para hacer este absurdo servicio militar obligatorio, a la vez como trabajadores esclavos y carne de cañón. Estas escenas nos han impactado y son el tema de todas nuestras conversaciones. Pero no queremos que se conviertan en una rutina. Así como no aceptamos los memorándums de la Troika, ni todas las políticas anti-populares, las intervenciones imperialistas y sus sucias guerras, tampoco aceptaremos ni nos acostumbraremos al destino terrible de los refugiados. Que es el mismo terrible destino que sufre nuestro pueblo, nuestro propio mundo, ¡el mundo del trabajo, sea cual sea la nacionalidad, la religión o el género! El supuesto “ascenso de los flujos migratorios” significa, en realidad, exilio y huida de la guerra, desplazamientos forzosos. No se trata de un fenómeno “natural”. Hay responsables. Es la crisis capitalista, su crisis. Para superarla, abolen nuestros derechos, nos condenan al hambre, a la indigencia, al paro, obligándonos a emigrar. Los responsables son los Estados Unidos, la OTAN, la UE, China y Rusia. Imponen sus intereses económicos empleando el terror y la muerte, apoyando y resucitando nuevos aliados y enemigos, que alimentan el integrismo religioso. Y también las potencias imperialistas regionales (Turquía, Israel, Grecia, gobiernos árabes) que exacerban los antagonismos de la región.

¡Ellos son los que hablan de la desintegración de los Estados y los pueblos inferiores!

¡Ellos son los que tratan a la gente como a deshechos y preparan las operaciones de rastreo!

¡Ellos son los que transforman regiones enteras en vertederos humanos y almacenes para la explotación más brutal!


La burguesía y sus gobiernos sólo tienen un enemigo: los trabajadores, que luchan por sus derechos o se desplazan sin papeles, aunque sean las intervenciones militares capitalistas las que han provocado su desarraigo. Pero los refugiados no son quienes deciden dónde van: los flujos migratorios son canalizados hacia modernos campos de concentración, los“hot spots” (“puntos calientes”[1]), ¡donde se seleccionan los trabajadores que serán explotados! Por supuesto, cuando ya no les necesiten, o cuando levanten la cabeza, podrán deshacerse de ellos con un buen séquito.

El Estado y el ejército griego forman parte del problema, no de la solución. El gobierno Syriza- ANEL continúa su “Guerra contra el Terrorismo”, participa en los planes imperialistas, combate las “amenazas asimétricas” (inmigrantes, movimientos sociales, etc.), distinguiendo falsamente entre

los “buenos” refugiados de guerra y los “malos” refugiados

económicos. Las Fuerzas Armadas nos llaman, a nosotros, soldados reclutados junto a mercenarios profesionales y de rango, para que hagamos la guerra al “enemigo interno”, ¡cómo en las recientes maniobras Parmenión-2015[2]! ¡En este ciclo de muerte-explotación-opresión, Grecia y Turquía, “países enemigos”, patrullan juntos el Egeo y saben navegar en conserva[3]! Por otra parte, en la frontera de la Unión Europea que empieza en Gibraltar y termina en el Egeo, el Frontex[4] ha jugado un papel decisivo.

Un submarino griego va a formar parte de la flota europea que opera en aguas territoriales libias. En la 16ª División de Evros, estamos en estado de alerta contra los inmigrantes[5] procedentes de Adrianópolis [Edirne en turco]. Nos han ordenado hacer ejercicios de maniobras para la represión

de muchedumbres, como sucedió en la isla de Kos tras los dramáticos acontecimientos de Kalymnos: el gobernador declaró la ley marcial y pidió ayuda al ejército contra los inmigrantes hambrientos, sedientos y encarcelados. Nosotros hacemos guardia y vigilamos esta cerca criminal de alambre de espino, que es la verdadera causa de todos los ahogamientos en el Egeo.

¡NO COMBATIREMOS, NO REPRIMIREMOS, NO PERSEGUIREMOS A LOS INMIGRANTES!

Nosotros, soldados en lucha, nos negamos a ello.

Contra sus crímenes pasados y presentes,


Hacemos un llamamiento al movimiento de masas, tanto dentro como fuera del ejército:

A bloquear con todos los medios al alcance el Frontex, la OTAN, el ejército europeo, la actividad de las Fuerzas Armadas, mientras la masacre continúe. No participaremos en las patrullas encargadas de hacer detenciones.

A ayudar a demoler las barreras de alambre de espino y a no levantar otras nuevas. Que ningún soldado se embarque a una nave dedicada a misiones internacionales.

Los buques, los aviones y los submarinos deben regresar a sus bases. ¡Que no se participe en su abastecimiento!

Nos negamos a que el ejército se transforme en aparato represivo, sea contra los inmigrantes o contra los movimientos sociales. No aceptaremos que las deficientes estructuras sociales se refuercen con nuestro “trabajo voluntario”. Para nosotros, la “amenaza asimétrica” es la guerra que

han lanzado los gobiernos contra nosotros, así como los intereses que ellos defienden.

Reclamamos a nuestros colegas no sólo que manifiesten piedad y compasión, sino que consideren también nuestros intereses compartidos como clase. Son las mismas instituciones burguesas, las mismas políticas burguesas, los mismos gobiernos burgueses, los que destruyen hasta nuestros sueños.

Lo que están viviendo hoy los refugiados, las constantes persecuciones por parte de todo tipo de mecanismos totalitarios, su lucha por la dignidad y la supervivencia, su trágico presente, muchos de nosotros pensamos que todo eso es una pesadilla, la de un presente y un futuro que no deberíamos

sufrir: es el Estado del totalitarismo parlamentario en colaboración con los nazis de “Amanecer Dorado”.

Somos conscientes de que en las próximas revueltas veremos, o bien cómo se unen los de abajo, o bien cómo entran en conflicto unos con otros.

Hoy no existe mejor forma de solidaridad concreta, ni de hacernos mejor servicio a nosotros mismos, que coger el problema por la raíz.

Formamos parte del moderno movimiento obrero anti-belicista, que sólo puede existir desde una perspectiva clasista, anti-capitalista e internacionalista.

Resistencia, ruptura y rechazo total al gobierno, a sus mecanismos imperialistas, y al opresor mundo burgués.

Red de soldados libres Spartakos”.



Comisión de Solidaridad militante.

Firmado por reclutas procedentes de 38 unidades[6].


***



[1] El primero de estos centros de registro de refugiados o “hot spots” se estableció en la isla de Lesbos, en Mitilene, hace sólo unas semanas. Los refugiados hacen cola probablemente durante días, donde se les toman las huellas como a criminales antes de hacerles una entrevista de asilo preliminar, que determina si pueden pasar a la lista de aspirantes a entrar en la UE.

[2] El ejercicio de entrenamiento del ejército llamado Parmenión (militar macedonio del siglo IV a.C.) se celebra anualmente, pero este año se han esforzado en dejar claro que la UE paga a Grecia para que preserve y defienda la frontera con Turquía a lo largo del río Evros (véase el inicio del documento que firman los soldados). Tsipras, con uniforme del ejército del aire, ha asistido este año al ejercicio, donde declaró que “las fronteras de Grecia son seguras”. Varios refugiados (7, según Human Rights Watch) fueron abatidos estos días pasados por la policía fronteriza.

[3] En vocabulario náutico, navegar en convoy.

[4] Frontex es la agencia europea para la gestión y cooperación operativa en las fronteras exteriores de los Estados miembros de la Unión. En resumen, se trata de la policía fronteriza de la UE.

[5] Esto implica hacer el trabajo sucio de la UE no sólo en lo que se refiere a la protección frente a los inmigrantes, sino también atacar a los trabajadores griegos. Según esta fuente, los reclutas del 523º Batallón de infantería fueron movilizados para unirse a un ejercicio militar secreto en Kozani el miércoles 14 de octubre, junto a soldados profesionales, para “recuperar la fábrica abandonada AEVAL” (que produce abono industrial) “tomada por los alborotadores” (según afirmó el comandante adjunto del campo). Los supuestos alborotadores habían ocupado la fábrica en la que

trabajaban, que estaba en quiebra, en un intento desesperado por conservar su empleo y por impedir que los patrones vendieran los activos. En resumen, el ejército salía en defensa de las relaciones de propiedad capitalistas contra la clase obrera. No es nuevo que un gobierno de izquierda utilice el recurso de la fuerza para defender el derecho de propiedad. Ya hemos podido ver varios ejemplos entre el 2008 y 2011.

[6] Posteriormente se sumaron reclutas de otras 12 unidades, sumando 50 en total: 547 Rethymnon Batallón Aéreo Esparta KEEM, 616º Batallón de Infantería, Avlona KETTH, 535 MK/TP 31ª Brigada, Patras KETCH Mesologgi KEN 2/39 SP, 526 MK/TP, 124 PVE Trípoli, Cpt. Paraschos 29ª Brigada de Infantería, ASDYS, 221 EMA Plati Evros, 401 Batallón de Administración del Hospital Militar, Tebas KEPV, 16 TYP, Nafplio KEMCH, Campamento Evros Chatzipenti, 211 MK/TO 95 LATETH, Araxos 116 PM, 3º Batallón de Avituallamiento-Gythio Departamento de Suministro, 647 MK/TP Litochoro, 50 PEA/AP, SDB Karaiskakis B Company Management, 219 KICHNE Didymoteicho, 173 MEAP Orestiada, 516 MK/TP, 424 SN Tesalónica, Campamento Evros Vogiatzis Feres, 642 TP, Campamento Bouga, 32 MPP PN, KEN Kalamata, 643 TE Quíos, 123 PTE, 618 M/K TO Plati, 296 M/K TE, KAAY Agios Andreas, 93 TYETH Lesvos, 503 TP, 95 TYETH, 22 EMA Petrohori, 25 EMA Petrochori, B EANETH, 107 A/K MMP PEP Didymoticho, 305 SPTCH, 3rd EAN Alexandroupolis, 107 Campamento Chatzipenti Koufovouno, Evros 523 Mavrodentri Kozani.



***


La imponente tragedia de los proletarios perseguidos, que buscan refugiarse en cualquier parte, es la más clara concreción de la catástrofe del capital, de sus guerras y de su democracia. Mientras los Estados de la OTAN y la Unión Europea, directos responsables de esas guerras, solo buscan limitar la entrada de refugiados, al mismo tiempo que controlarlos, ficharlos, miliquearlos, asustarlos, reprimirlos a fin de integrarlos democráticamente al mercado de fuerza trabajo y a la sumisión ciudadana, el proletariado local se solidariza como puede con la masa creciente de refugiados y, en algunos casos, se subleva contra quienes ordenan la represión. En lucha contra los mismos enemigos, saludamos al movimiento de los reclutas griegos que no solo luchan contra la represión que les ordena su Estado, la Troika, la OTAN..., sino que llaman a generalizar la lucha contra todo el sistema social opresivo.


¡Sigamos el ejemplo de lucha contra

la “obediencia debida” de los reclutas griegos!


¡Solo la lucha contra “nuestros propios” Estados,

que llevan el terrorismo del capital a todo el mundo,

puede eliminar para siempre

las guerras imperialistas

y sus criminales consecuencias humanas!